Sáb. Feb 24th, 2024
  • Al igual que el corazón, los pulmones o el cerebro, la piel es un órgano vital para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • En comparación con la piel de un adulto, la piel de tu recién nacido es un 30% más delgada, puede perder hidratación rápidamente, tiene más tendencia a la irritación, es más delicada y necesita más protección.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y la primera barrera protectora que nos preserva de agentes externos nocivos para la salud, mantiene la temperatura corporal y tiene una función sensorial que nos permite percibir las cosas a través del tacto; en los recién nacidos está en proceso de maduración por lo que es más delicada y se debe prestar mucha atención en su cuidado.

Al igual que el corazón, los pulmones o el cerebro, la piel es un órgano vital para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, por esta razón el Dr. Jairo Victoria, Dermatólogo Pediatra como consultor científico de Johnson’s® Baby, nos revela los mejores consejos para proteger la piel del bebé, el área del pañal, qué rutinas implementar y qué tipo de productos utilizar en los bebés.

Rutina del Baño: Uno de los momentos más importantes en la rutina de cuidado de la piel del bebé es el baño, idealmente debe ser dos veces al día, con agua tibia a temperatura corporal de 36.5 a 37 grados centígrados, dentro de un espacio cerrado para evitar las corrientes de aire, con una duración de máximo 5 minutos dentro de la bañera, utilizando productos puros y suaves con la barrera de su piel. Como el baño Líquido Johnson’s® Baby de cabeza a pies con glicerina, que ayuda a mantener limpia la piel del bebé, respetando su pH natural, gracias a su fórmula con agentes hidratantes. Además, es una oportunidad para la estimulación multisensorial que, según estudios, demuestran que los tornan más tranquilos, confortables y mejora su sueño.

Secar muy bien: Una vez termine el baño, se debe secar muy bien al bebé, ideal usar una toalla suave de algodón y se recomienda evitar el uso de telas con materiales sintéticos. Así mismo prestar mucha atención en los pliegues de la piel donde suele quedar humedad del agua, lo que puede generar irritaciones o hasta infecciones. También se recomienda que los recién nacidos estén cubiertos después del baño, para evitar un cambio brusco de temperatura lo cual puede ocurrir 10 minutos después del baño.

Uso de productos especiales para los bebés: La piel de los bebés es extremadamente permeable, es decir que la sustancia que le apliquemos será rápidamente absorbida y asimilada por su piel. Por esta razón, la recomendación principal es usar productos indicados para ellos, con pH ligeramente ácido entre 4.2 a 5.6 compatible con el de su piel, libres de ingredientes que no sean seguros para la piel del bebé, fragancias alergénicas y colorantes, clínicamente comprobados, que no dejen residuos y se absorban rápidamente para evitar reacciones que alteren el normal progreso de la epidermis la cual toma varios meses en desarrollarse.

“La importancia de que los productos que usemos sean seguros, radica en el hecho de que no irritan la piel, evitan que sustancias tóxicas le afecten y que no se desarrollen alteraciones en su salud con el tiempo, pues se ha hecho evidente que muchos productos cosméticos en el mercado contienen sustancias de las que se sospecha son disruptores del sistema endocrino” Afirma el Dr. Jairo Victoria.

Siempre hidratar: La barrera de la piel es inmadura, por lo que la humectación debe realizarse con productos suaves, puros y delicados diseñados especialmente para que mantengan su funcionamiento normal favoreciendo la hidratación, protección y reparación, para conservarla saludable. La crema humectante se puede usar desde la etapa de recién nacido, siempre y cuando esté clínicamente comprobada para uso en bebés.

Para hidratar la piel del bebé se recomienda la Crema Líquida Johnson´s® Baby Original, que contiene glicerina de origen vegetal y aceite de coco, hipoalergénica y libre de ftalatos, parabenos y colorantes, dejando su piel hidratada hasta por 24 horas. Se debe aplicar una pequeña cantidad de producto en la mano y masajear la piel del bebé suavemente, con movimientos circulares.

Área del pañal: En esta zona la piel es mucho más delicada, razón por la cual se deben extremar los cuidados en esa parte del cuerpo. La limpieza en esta área no debe ser tan intensa, debe ser suave, sin friccionar y dejando la piel ligeramente húmeda para aplicar cremas protectoras como Desitin® Ungüento que contiene un 40% de óxido de zinc creando una barrea contra la humedad para ayudar a proteger la colita del bebé.

No exagerar en la limpieza: Bañar o limpiar en exceso la piel de los bebés puede conducir no solo a causar resequedad, sino a alterar la función de la barrera cutánea y el balance del microbioma de su piel, el cual debe mantenerse para evitar la proliferación de bacterias que pueden generar afectaciones.

Alimentación: Adicional a los factores externos, la alimentación es un factor muy importante a la hora de cuidar de la piel del bebé. La lactancia materna exclusiva es lo más recomendado para el bebé y el acompañamiento del pediatra es clave para incluir alimentos uno a uno en su dieta de acuerdo con la edad.

Finalmente, es importante destacar que la piel del recién nacido debe adaptarse a un gran cambio después de su nacimiento, conforme su piel se adapta al nuevo debemos tener en cuenta todos los cuidados adecuados para esta etapa y así evitar enfermedades en la piel del bebé.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *